#ContaminaciónDelAire #Transporte

Exige transporte seguro y sin contaminación del aire

Exijamos más y mejor transporte que nos ayude a mejorar el aire que respiramos en nuestras ciudades

Participa

Ciudad de México, 21 de enero de 2020. Ante el rechazo expresado por la Asociación
Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) a las medidas que el gobierno de la ciudad
puso en vigor, entre ellas el endurecimiento de los criterios de rendimiento vehicular para
la obtención del holograma “00”, el Observatorio Ciudadano de la Calidad del Aire (OCCA)
apoya el establecimiento y adopción de esas medidas, considerando que contribuyen a
mejorar la calidad del aire y con ello de vida de las y los mexicanos, así como una de las
acciones que se deben tomar para a frenar el calentamiento del planeta y la emergencia
climática ya reconocida como tal por el Senado mexicano.


Los criterios incluyen ahora el componente de eficiencia para reducir los impactos de la
crisis climática: 16 km/lt para poderlo obtener por dos ocasiones y 13.5 km/lt para obtenerlo
por única ocasión. Incorporan además una mayor exigencia de emisiones contaminantes
permisibles, teniendo como condición que los vehículos cumplan con el estándar Tier 2 Bin
5 (estándares de control de emisiones de la Agencia de Protección Ambiental de Estados
Unidos).


Directivos de la industria automotriz argumentaron que es incongruente aplicar medidas
“extremas” con los autos nuevos, que son los que menos contaminan, y que se trata de un
incentivo perverso a la renovación vehicular que no contribuye a la mejora de la calidad del
aire además de ser contradictorio con las normas 042 y 167 de SEMARNAT relativa a las
emisiones para la región de la CAMe. Además de ello la AMIA argumenta que el gobierno
de la Ciudada de México no les da tiempo para hacer los ajustes necesarios para mejorar
el rendimiento.


Contrario a los señalamientos de la AMIA, la medida hace frente al rezago normativo en
materia de eficiencia energética (NOM-163). Dicho rezago es resultado de la interferencia
de la industria para proteger sus intereses particulares ante los intentos de mejora
regulatoria. AMIA y compañías como Nissan, Toyota, Chrysler, Volkswagen y Ford tuvieron
una gran responsabilidad al promover un juicio de nulidad para no permitir que la norma
NOM-163 en su primera versión (mucho más exigente) prosperara. Con respecto a las
normas de emisiones 042 y 167, a pesar de que la primera tiene más de 15 años en que
esta no se ha actualizado, los estados tiene la prerrogativa de ser más exigentes que las
normas oficiales mexicana (NOM) pero no pueden ser más laxos que las mismas. Con
respecto a los incentivos, la industria automotriz históricamente ha recibido miles de
millones de pesos en subsidios directos (tarifas especiales, reducción de impuestos,
suministros de luz, agua y tierra) e indirectos (obras viales e infraestructura orientada al
automóvil particular) que benefician a menos del 30% de la población que se desplaza en
un auto particular y la mayoría de las veces el beneficio es para los consumidores de otros
países y no de México por el doble estándar que maneja la industria.


La medida implica un desincentivo eficaz para la comercialización de los grandes vehículos
contaminantes, las SUV (del inglés sport utility vehicle), los autos de mayor cilindraje y de
mayores prestaciones de potencia (aquellos por los que la industria obtiene mayores
ganancias). Las organizaciones que integran el OCCA consideramos que la actualización
de los criterios de verificación vehicular ayuda a reducir la brecha derivada del rezago de la
normatividad y de justicia ambiental. Resaltamos que se haya introducido por primera vez
un criterio de combate a la emergencia climática al tener la eficiencia de un vehículo como
condicionante para que pueda circular en los días de contingencia.


Ante la emergencia climática que estamos viviendo y los serios problemas de calidad del
aire que quitan la vida de, al menos, 17,700 personas cada año en nuestro país según
estudios del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), es tiempo para revisar y ajustar las
políticas y regulaciones que han permitido que la industria automotriz goce de beneficios
económicos, dejando de lado su responsabilidad como uno de los actores que más
contaminan las ciudades y contribuyen con el calentamiento global.

Integrantes del Observatorio Ciudadano de Calidad del Aire:
El Poder del Consumidor – Iniciativa Climática México – Centro Mexicano de Derecho
Ambiental (Cemda) – Greenpeace – El Instituto de Políticas para el Transporte y el
Desarrollo (ITDP) – International Councilon Clean Transportation (ICCT) – Fundación Tláloc
– Bicitekas – Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) – Asociación Interamericana para
la Defensa del Ambiente (AIDA) – Redspira – Liga Peatonal – Red Nacional por los
Derechos de la Infancia (Redim) – Frente de Organizaciones de Transporte Colectivo y
Alternativo A.C. – Transita Seguro México

Contacto para prensa:
Víctor Alvarado, El Poder del Consumidor, 5580974505
movilidadurbana@elpoderdelconsumidor.org
Fernando Vidal, ICM, 5522707025
fernando.vidal@iniciativaclimatica.org
Víctor Quintanilla, AIDA, 5570522107
vquintanilla@aida- americas.org