Este 19 de diciembre el gobierno del Estado de México anunció un aumento en  la tarifa del transporte público de 10 a 12 pesos para los primeros 5 kilómetros de viaje y 25 centavos más por cada kilómetro adicional, lo cual resulta indignante cuando las alternativas que ofrecen a las personas para desplazarse son ineficientes, inseguras y altamente contaminantes. 

El gobierno del Estado de México no ha invertido recursos suficientes para mejorar el transporte público. Por ejemplo, en Toluca se usa el 80.9% del presupuesto de movilidad en infraestructura para el automóvil, y únicamente el 14.1% para favorecer el transporte público cuando el 76% de los viajes se realizan en él y solo el 17% en automóvil, de acuerdo con los datos más recientes del Centro Mario Molina.  

Este incremento es injusto y una burla para la mayoría de la población mexiquense que tiene que exponerse todos los días a las consecuencias de un sistema de movilidad excluyente, sin planeación y sin proyección, donde mejorar las condiciones del  transporte público no es prioridad. 

Desde Greenpeace lamentamos esta decisión que no solo golpea la economía de las personas sino que no contempla mejoras sustantivas y de fondo al modelo de transporte público en el Estado de México y demandamos al gobernador Alfredo del Mazo, y al titular de la Secretaría de Movilidad, Raymundo Martínez Carbajal, acciones concretas y mayor presupuesto para transformar la movilidad en la entidad.   

El Estado de México tiene dos de las 7 zonas metropolitanas más contaminadas del país por el uso excesivo de automóviles, y a la vez es una de las entidades que tiene mayores rezagos en transporte público, por lo que es necesaria una transformación de la movilidad que incluya una integración de un transporte público de alta calidad y el fomento de alternativas como el uso de la bicicleta.

Efectuar una verdadera transformación de la movilidad en la Zona Metropolitana de Toluca y la Zona Conurbada del Valle de México significa:

1.  Hacer una re-ingeniería de movilidad para eficientar el transporte público mediante corredores estructurados, los cuales se caracterizan  por contar con rutas alimentadoras, carriles exclusivos, estaciones accesibles y un entorno seguro; haciendo énfasis en un diseño del transporte y de la calle con perspectiva de género. 

2.  Renovar unidades vehiculares con tecnologías de cero emisiones que cuenten con accesibilidad universal para que cualquier persona pueda usar el transporte sin importar sus capacidades o limitaciones físicas y sensoriales.

3.  Crear un sistema de tarifas integrado que pueda usarse en los diferentes modos de transporte público, así como tarifas preferenciales para grupos vulnerables de población. 

4.   Transformar vialidades principales en calles completas en las que se asignen carriles y espacios seguros para caminar, usar la bicicleta y el transporte público, con estándares de accesibilidad.

5.    Implementar centros de transferencia modal en los que sea posible alternar de modo de transporte.

6.   Crear una red de infraestructura ciclista de alta calidad y conectada para que las ciudades puedan ser recorridas usando la bicicleta como modo de transporte intermodal.

7.  Ampliar, mejorar y construir banquetas que fomenten la caminabilidad, incluyendo hacia y desde estaciones de transporte público.

8.  Peatonalizar calles en centros, barrios y colonias.

9.  Invertir en transporte masivo integrado conectado al sistema de transporte de Ciudad de México.

10. Construir biciestacionamientos gratuitos en inmediaciones de estaciones de transporte masivo.

11. Diseñar un programa que permita reducir en al menos 80% los delitos que se llevan a cabo dentro del transporte público al término de la actual administración de gobierno. 

12. Crear mecanismos de gestión de la demanda que desincentiven el uso desmedido de la motocicleta y el automóvil particular, que generen recursos para invertir en modos de transporte sustentables, como la tarificación vial, el cobro por estacionamiento, carriles de alta ocupación, entre otros. 

13. Diseñar e implementar una política de seguridad vial integral que busque prevenir las muertes y lesiones causadas por el tránsito a través de diseño vial seguro, políticas de seguridad vehicular para flotillas, aplicación de la ley y cultura de la movilidad y pacificación del espacio público.

Coordinación de medios | asimon@greenpeace.org | 5534313544